6 Angel Soler y las Cecinas Soler de Curicó

Ángel Soler, quien combina la formación de ingeniería comercial y finanzas con la gastronomía, es la tercera generación a cargo de la empresa que creó su abuelo en Curicó, región del Maule. Cecinas Soler se divide en varias áreas: agrícola, campo, packing, fábrica y criadero de cerdos. La empresa partió en los años cuarentena con un tamaño muy menor al actual. En los años sesenta se instaló en el terreno que actualmente ocupa al costado de la carretera 5 sur, longitudinal sur kilómetro 189, con un matadero, fábrica de cecinas y un pequeño restaurant, pequeño con respecto a la capacidad actual que es casi el triple de la de sus inicios. Entonces servían sándwiches, desayunos, junto con una rotisería y una pequeña fiambrería. Desde esos modestos orígenes ha crecido mucho y por ejemplo hoy está en un proceso de certificación. El boca a boca y el cuidado en ofrecer productos de muy buena calidad le granjeó una clientela que extendió la buena fama de la empresa.

Ángel Soler considera una fortuna el haber instalado la empresa justo donde tiempo después se iba a desarrollar el acceso norte desde la 5 sur hacia Curicó, lo que obviamente le aseguró un muy buen flujo de clientes. En 2011 se hizo un importante agrandamiento de las instalaciones, con remodelaciones adicionales en años posteriores, por ejemplo, en el sector de baños. El restaurante no tiene reservas y la atención es por orden de llegada, procurando mantener una atmósfera de fuente de soda antigua. Al local se llega por la entrada norte de Curicó por avenida Alessandri.

“El mejor lomito de cerdo de Chile”, dice Ángel, es el plato más reconocido del local; en sándwiches el lomito italiano es casi la mitad de este tipo de ventas allí. Pero la oferta es amplia: Sándwich de jamón, de arrollado huaso, hot dogs, de salame, Barros Jarpa, desayunos, y una larga lista. Mejor es pasar directo a visitarles, tanto en su reconocido local histórico en Curicó como en sus nuevas dependencias en Santiago (Las Condes y providencia), información toda disponible en su página oficial. “¡Que nos visiten en nuestro restaurant, se van a comer el mejor lomito de Chile!” es la jugosa invitación con la que se despide Ángel de Cecinas Soler.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Ir al contenido